Creadores y consumidores

Hace poco hablaba, o mejor dicho, intercambiaba mensajes electrónicos, con un amigo. En uno de ellos le comentaba mi idea sobre una forma de clasificar a las personas:

En este mundo hay dos clases de personas: creadores y consumidores.

  • Los creadores serían aquellas personas que realizan algún tipo de actividad creativa, que crean algo. Los artistas serían el ejemplo más clásico, con los pintores, escultores, dibujantes, escritores, poetas, fotógrafos y demás, pero también incluiría dentro de la categoría a personas que lo que crean no es necesariamente arte*: maquetistas, tejedores, papercrafters, bloggers, podcasters, locutores, YouTubers, Flashers…* Dejemos para otro momento la definición de arte, lo que incluye y lo que no.
  • Los consumidores serían pues, los que están contentos con consumir lo que crean los miembros del primer grupo: lectores, oyentes, espectadores…

No es un sistema de clasificación estricto, ni excluyente. Un creador puede ser consumidor de la obra de otros creadores, y de hecho, así suele ser para aprender y mejorar.

Lo curioso es que hay una relación de dependencia entre ambos grupos: los unos dependen de los otros. Los consumidores no pueden consumir algo que no haya sido creado previamente, y aunque los creadores pueden crear por el simple hecho de hacerlo, si no hay alguien al otro lado que lo disfrute, no tiene mucho sentido, y puede haber gente que disfrute de su obra le guste o no a su creador.

Pero aunque la línea que separa los dos grupos sea difusa, me gustaría centrarme en los que pertenecen claramente a uno de los dos grupos: Todos conocemos gente que parece que siempre está probando cosas nuevas. Ese amigo que está aprendiendo a tocar un instrumento musical, pero que antes era aficionado a la fotografía, y habitualmente pinta cuadros…

Pero es más habitual encontrarnos con consumidores puros. Gente que jamás parece crear nada, que pueden ser incluso extremadamente cultos, ávidos lectores o devoradores de películas o series. Coleccionistas de cómics, de figuras, de videojuegos…

Cuando hablaba, o escribía, a ese amigo, le dije que por mucho que lo intentara, yo siempre sería un consumidor, y que tenía que asumirlo. Jamás rodaría un corto, o pintaría un cuadro, o escribiría un libro, y lo mejor sería que lo aceptara cuanto antes y dejara de preocuparme por ello. Sin embargo, desde que he empezado a escribir en este blog de manera regular, ya no lo tengo tan claro. Escribo, y hay gente que lee lo que escribo. Han cambiado las tornas. Soy un creador.

5 comentarios en “Creadores y consumidores”

  1. Me gustaría desarrollar el tema un poco más, pero este creador no está hoy particularmente inspirado. No encontraba las palabras para expresar lo que realmente quería decir.

    No importa. Seguiré escribiendo. Seguiré creando.

  2. Yo creo que todo ser humano es creador y consumidor al mismo tiempo.
    Creo que al igual que la materia ni se crea ni se destruye, el arte no se crea de la nada, siempre es una transformacion, expesión, sintetización, abstracción… de algo ya existente.
    Imagino a un “consumidor puro” que jamás ha tocado un instrumento en su vida, junto a otros cientos, chillando en un concierto y lo intuyo tan “creador” (tan parte de un todo) como al propio cantante del grupo.
    No soy capaz de encontra una realidad mayor, que el hecho de ser consciente de las grandes fuerzas que dominan la sociedad; la militar y la económica (espero que no me esté leyendo nadie…)
    El Poder Económico quiere que consumamos. No quiere que pensemos. Quiere darnoslo todo ya hecho. Lo que El quiere, como El quiere.
    No quiere que creemos, quiere que consumamos. No quiere que sepamos arreglar nuestras sencillas cosas rotas, quiere que compremos nuevas.
    Sábe cómo hacerlo. Sabe como conseguir, desde ahí arriba, que aqui abajo, te miren mal si dices que te la camisa que llevas es de segunda mano, o que te arreglas tus propias cosas.
    Sabe que una manera de ser mas rico es hacer que los demás sean mas pobres.
    No necesita decir nada a quien se encarga de la educación de cada pais. Como un padre que reprende a un niño con la sola mirada, los gobiernos bajan los niveles educativos.
    Cuanto menos educados, mas dóciles.
    He visto tanto arte saliendo de manos de oficinistas y amas de casa…
    El arte está en el silvar de un jubilado, en el coser de una señora, en el vailar de un adolescente, en el tamborileo de los nudillos de un anciano sobre una mesa.
    Me encanta ver como gente sin talento se compra camaras de fotos caras se deja barba y viste igual que el resto de raros. Me encanta ver la creatividad y el arte que otros no ven en el cocinar de ciertas personas, o en los peluqueros (escultores de la forma y el movimiento de materia viva)
    Me robaron la creatividad, nos la han robado a todos. Todos somos creativos por naturaleza y estoy harto de oir a gente que dice, “uf, me encantaría dibujar, pero yo no se”, “para eso hay que nacer”…
    Harto de ver a estudiantes de Bellas Artes que borrachos de tanto leer, ver y estudiar son incapaces de crear por si mismos con su propia identidad. O lo que es peor, que resacosos de tanto leer, ver y estudiar me digan “uff, jamás seré tan bueno como …” “eso es imposible” y al yo responderles “eso es el arte, hacer lo imposible ¿no?” me miren sin entender que trato de decirles.
    Me robaron la creatividad decía antes. Ahora me esfuerzo por practicarla a diario. Si vuelvo a perderla, esta vez, será culpa mía.

    Que raro se me hace escribir en castellano. Good night…

    1. Te has dejado la otra fuerza: si el poder económico no quiere dejarte crear, el poder militar quiere destruir lo que has creado.

      No pretendía decir que los consumidores sean incapaces de crear. Quiero decir que han perdido la voluntad de hacerlo, incluso aunque ya lo estén haciendo sin darse cuenta. Como dices, alguien que tararea, que cuenta un chiste o que redecora su casa está creando, solo les falta darse cuenta de lo que son capaces y esa pequeña chispa de confianza y algo de ingenuidad para pasar al otro bando.

      Otros pueden pasarse horas tirando pintura sobre un lienzo y no tener ni gota de arte, pero al menos estarán creando. Tal vez esa obra muerta adquiera un significado en los ojos de alguien.

      Pero lo que está claro es que quedarse tirado en el sofá viendo la tele, o incluso sentado leyendo un libro, es la forma más segura de no crear nada. Y si no creamos nada, nada quedará cuando ya no estemos. Solo el olvido.

      PS: Gracias por el comentario. Me ha hecho pensar, lo cual es un logro a las cinco y media de la mañana.

  3. Este es un post bastante viejo ya, pero el pensamiento permanece. Y ahora yo tengo también lo tengo. Es el primer post de tu autoria que veo; ¿volviste a retomarlo? ¿como es tu vision ahora respecto a este tema? Saludos y gracias por tus palabras.

    1. Gracias a ti por tu comentario. Siento haber tardado tanto en responder.

      Sí, es un post antiguo, y he tenido que releerlo para ver si seguía pensando igual. Sigo suscribiendo todo lo que escribí. Sigo pensando que hay gente que mayoritariamente crea, y gente que mayoritariamente consume.

      Pero desde entonces, he aprendido que en nuestras cortas vidas pasamos por varias etapas, varias pequeñas subvidas, en las que todo puede cambiar. Mi vida ha cambiado mucho en estos años, mi forma de pensar, mis gustos, mis inquietudes… Y espero que dentro de otros seis años, mi vida haya vuelto a cambiar radicalmente.

      En uno de esos cambios de vida, una persona puede cambiar tan radicalmente, que puede haber cambiado claramente de un grupo a otro, o puede que se haya quedado igual. Hay cosas en nuestras vidas que nunca cambian.

      Es importante en cada momento reflexionar y aceptar lo que somos. O darnos cuenta de que queremos cambiar y hacer lo que esté en nuestra mano por hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *