El comentario de la semana

Imagen vía Wikimedia Commons

Durante unos días, estuve preocupado. Nada de lo que escribía parecía generar interés en comentar y por un momento dudé que pudiera hacer esta sección. Y luego Aitor va y escribe esto, y me devuelve la confianza:

[quote]He pensado estos dias en esta idea. Ya la había pensado antes, y aunque pase como con ciertas drogas, que cada vez es menos impactante la sensación, no deja de ser un pensamiento increible. Hace dos semanas sin ir mas lejos, en la tienda en la que trabajaba (tenía estructura serpenteante y dirección única como IKEA) un compañero me confesó: «A veces me gusta quedarme inmovil durante unos segundos y tan solo observar a la gente. Unos van, otros miran, otros dudan… pero ninguno sabe que lo observo». «¿Es como si detubieras el tiempo verdad? le dije. Me respondió sólo con una sonrrisa.[/quote]

Era, por cierto, una respuesta a mi artículo sobre la Gente. Me gusta pensar que algo que escribo hace pensar a otras personas. Mi cerebro realiza una serie de procesos físicos y químicos, envía unas señales eléctricas, mis dedos se mueven, las letras aparecen en la pantalla, se almacenan en un servidor, alguien se conecta, se descarga mis palabras, las lee, y unas señales viajan de sus ojos a su cerebro, que reconoce las formas que hay en su pantalla como palabras, e inician una serie de procesos físicos y químicos y quedarán almacenadas para siempre. Efectivamente, hemos conectado nuestras mentes y transferido información entre ellas. Y la información se multiplica por cada uno de los lectores. El proceso puede continuar incluso cuando yo ya no esté en este mundo, de la misma manera que escritores hace siglos depositaron su información en papel, pergamino o piedra y hoy podemos leerla, asimilarla y almacenarla y modificar nuestra conducta y nuestras vidas.

Puede que alguien lea estas líneas dentro de 758 años y piense: «¡Vaya Pepsi!», el equivalente futuro a nuestro: «¡Cómo mola!» (La Tercera Guerra Mundial será una encarnizada lucha entre los fanáticos y los detractores de Coca-Cola y Pepsi. Hermanos lucharán contra hermanos bajo lemas como: «¡La pausa que refresca!» y «¡Pepsi liiiiiight!» y dejarán un panorama desolador en un desierto yermo en el que solo se beberá Pepsi, única bebida refrescante carbonatada aromatizada permitida y obligatoria, pero la Humanidad saldrá reforzada del proceso. Por cierto, mi blog será declarado Patrimonio Histórico y se estudiará en los colegios junto a vuestros comentarios. Nuestras efigies adornarán las iglesias construidas por el culto dedicado a Nosotros, y Nuestra Palabra será leída en público para los feligreses, que no acudirán a la misa, pero la verán por internet, aunque tendrán que pagar una cuota de suscripción).

Y para poner en marcha este maravilloso proceso, solo tengo que sentarme y escribir. Solo…

El blog

He de agradecer también los comentarios de Shinta y Aitor, gracias a los cuales he cambiado el orden en el que aparecen los comentarios en la página, y la caja de texto donde los podéis escribir la he movido debajo. Ahora es más parecido a como estaba antes y es menos confuso al seguir el estándar de comentarios más antiguos arriba, caja de texto debajo, después de haberlos leído. Entiendo por qué Disqus puso las cosas como las puso, pero no las comparto.

El futuro

He empezado a jugar con la idea de ir diseñando mi propio tema de WordPress, o de ir cambiando el que tengo. Valoraré la funcionalidad y la simplicidad por encima del diseño. O mejor dicho, eso es lo que haría si sacara tiempo y ganas para hacerlo, que lo veo complicado. Aparte del cacao mental que tengo ahora entre themes, child themes, frameworks, php, psd, plugins, SEO, integración, sinergia, velocidad, tamaño, optimización, hotspots, grids, columns, y yo que sé qué más. Veremos qué sale de todo esto. Algo aprenderé. Algo destruiré.

8 comentarios en “El comentario de la semana”

        1. Otra opción: todos los domingos escribo un relato. De momento, todos han sido reescrituras de grandes momentos de la historia de los videojuegos, pero no tiene por qué ser así, puede ser un momento de una película, una historia contada desde otro punto de vista, o algo completamente original. Bien, puedes elegir entre lo del próximo miércoles, o la historia de este domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *