Nunca leo… libros

Y sin embargo, paso la mayor parte de mi tiempo leyendo. ¿Cómo puede ser eso? En dos palabras: Internet.

Cuando era pequeño, pasaba la mayor parte de mi tiempo leyendo libros. Los leía varias veces, hasta desgastarlos, sabiéndome pasajes enteros de memoria sin quererlo. Sin embargo, hace ya más de un año que leí mi último libro. Y no es por falta de ganas, ni de buenos libros por leer.

Pero miro mis feeds RSS en Google Reader, y me quedan 174 artículos pendientes, porque ayer me relajé un poco y se me han juntado los de dos días. La mayoría de esos artículos los salto o los leo por encima, pero muchos los leo por completo. Y aunque lo único que haga sea detenerme brevemente y leer por encima cada uno, lleva una cantidad de tiempo enorme. Y eso que he reducido mis feeds a solo veinte, y eso incluyendo las dos de este blog.

Muchas veces me digo que debería dejarlo, que no merece la pena, pero siempre aparece algún artículo que merece la pena. Quiero decir, que realmente merece la pena. La mayoría, quitando dos o tres de humor, son noticias personalizadas, sobre cosas que me interesan, y es fácil encontrar algún buen artículo. O simplemente estar al día de lo último.

Y me gusta estar al día. Me gusta enterarme de la controversia con el Bulletstorm, o de lo baratos que están los juegos de Capcom en la AppStore ahora mismo, o que Carmen Sandiego llega al Facebook

Por otra parte, me paso más tiempo leyendo sobre libros, que leyendo libros. Leyendo sobre películas que viéndolas. Leyendo sobre juegos que jugándolos. Y eso es un poco estúpido, por no decir enormemente estúpido. Pero enlazando con lo que decía ayer, puedo leer esos artículos, yo que sé, mientras hago la comida.

Una de las pocas cosas buenas que me suelen decir es: «Jo, sabes de todo». Antes me lo decían porque leía libros, y ahora porque leo blogs en Internet. Pero claro, la calidad de un artículo de blog suele ser bastante inferior a la de un buen libro -o incluso a la de uno malo-. Pero no siempre. Por ejemplo, debo en gran parte el estar escribiendo este blog a un artículo de Neil Gaiman del que me enteré por twitter. Si no leyera cientos de tweets inútiles en twitter, no habría leído ése, y probablemente no estarías tú leyendo esto ahora. Otra gran motivación fue leer en su blog que Shinta había llegado a los 300 posts. Si él podía hacerlo, tal vez yo también, y eso me ayudó mucho a tomar esta decisión. Si en lugar de su blog hubiera estado leyendo Juego de Tronos (je) no estaría escribiendo esto ahora.

Y ese es otro motivo, escribir estos artículos me lleva un montón de tiempo al día, todos los días. Y lo hago gustoso, pero es otra razón más para no leer… libros.

¿Debería dejarlo y dedicar mi tiempo a cosas mejores? ¿O debería buscar un término medio? Hace poco estuve pensando en dedicar un tiempo máximo al día a leer noticias y blogs, y descartar las noticias que no me hubiera dado tiempo a leer. Pero… ¿y si me pierdo algo importante? ¿Cómo estáis vosotros al día de lo que pasa en el mundo, real o digital? ¿Es suficiente?