Nunca leo… libros

Y sin embargo, paso la mayor parte de mi tiempo leyendo. ¿Cómo puede ser eso? En dos palabras: Internet.

Cuando era pequeño, pasaba la mayor parte de mi tiempo leyendo libros. Los leía varias veces, hasta desgastarlos, sabiéndome pasajes enteros de memoria sin quererlo. Sin embargo, hace ya más de un año que leí mi último libro. Y no es por falta de ganas, ni de buenos libros por leer.

Pero miro mis feeds RSS en Google Reader, y me quedan 174 artículos pendientes, porque ayer me relajé un poco y se me han juntado los de dos días. La mayoría de esos artículos los salto o los leo por encima, pero muchos los leo por completo. Y aunque lo único que haga sea detenerme brevemente y leer por encima cada uno, lleva una cantidad de tiempo enorme. Y eso que he reducido mis feeds a solo veinte, y eso incluyendo las dos de este blog.

Muchas veces me digo que debería dejarlo, que no merece la pena, pero siempre aparece algún artículo que merece la pena. Quiero decir, que realmente merece la pena. La mayoría, quitando dos o tres de humor, son noticias personalizadas, sobre cosas que me interesan, y es fácil encontrar algún buen artículo. O simplemente estar al día de lo último.

Y me gusta estar al día. Me gusta enterarme de la controversia con el Bulletstorm, o de lo baratos que están los juegos de Capcom en la AppStore ahora mismo, o que Carmen Sandiego llega al Facebook

Por otra parte, me paso más tiempo leyendo sobre libros, que leyendo libros. Leyendo sobre películas que viéndolas. Leyendo sobre juegos que jugándolos. Y eso es un poco estúpido, por no decir enormemente estúpido. Pero enlazando con lo que decía ayer, puedo leer esos artículos, yo que sé, mientras hago la comida.

Una de las pocas cosas buenas que me suelen decir es: “Jo, sabes de todo”. Antes me lo decían porque leía libros, y ahora porque leo blogs en Internet. Pero claro, la calidad de un artículo de blog suele ser bastante inferior a la de un buen libro -o incluso a la de uno malo-. Pero no siempre. Por ejemplo, debo en gran parte el estar escribiendo este blog a un artículo de Neil Gaiman del que me enteré por twitter. Si no leyera cientos de tweets inútiles en twitter, no habría leído ése, y probablemente no estarías tú leyendo esto ahora. Otra gran motivación fue leer en su blog que Shinta había llegado a los 300 posts. Si él podía hacerlo, tal vez yo también, y eso me ayudó mucho a tomar esta decisión. Si en lugar de su blog hubiera estado leyendo Juego de Tronos (je) no estaría escribiendo esto ahora.

Y ese es otro motivo, escribir estos artículos me lleva un montón de tiempo al día, todos los días. Y lo hago gustoso, pero es otra razón más para no leer… libros.

¿Debería dejarlo y dedicar mi tiempo a cosas mejores? ¿O debería buscar un término medio? Hace poco estuve pensando en dedicar un tiempo máximo al día a leer noticias y blogs, y descartar las noticias que no me hubiera dado tiempo a leer. Pero… ¿y si me pierdo algo importante? ¿Cómo estáis vosotros al día de lo que pasa en el mundo, real o digital? ¿Es suficiente?

7 comentarios en “Nunca leo… libros”

  1. Pues a mí me pasa 3 cuartos de lo mismo… Cada día me cuesta más leer un libro. Eso sí, el Google Reader, el Facebook y el Twitter echan chispas en el portátil, y si no el Reeder y el Flipboard aparecen cada 15 minutos en la pantalla del iPad.

    Yo creo que hay que buscar un término medio… ¡¡¡Que ya no leo en papel ni la prensa deportiva!!!

    Parte de culpa de esto último la tiene la ministra de Sanidad…

      1. Jeje.. ya la había visto ahí recién agregadita fuera de orden alfabético. Ya me contaste que te habías suscrito… A ver si saco tiempo y actualizo el blog, que tengo ya varios artículos en mente… Aunque cuando cogerá fuerza el tema será cuando vuelva a China, ahí salen cosas que contar como churros.

  2. Yo me mantengo al día escogiendo con mucho cuidado qué blogs quiero seguir. Busco los imprescindibles y me lamento cuando me pierdo algo, pero es que me duele más perderme mi vida que perderme un artículo importante. Si es realmente importante y debo conocerlo, supongo que en algún momento me encontraré con él, pues los artículos buenos se propagan.

    Esto lo digo porque me he pasado 3 años en el equipo de administración de un foro con 12.000 usuarios activos (y más de 100.000 en total), donde todo el equipo de administración eramos unas 30 personas y yo era de los activos, pues muchos hacían lo mínimo exigido diario y punto. Saqué la conclusión de que seguir al 100% ese foro y leer el correo digital me llevaba entre 8 y 9 horas diarias. Esto no quiere decir que haya desperdiciado 3 años de mi vida, pero sí unos cuantos meses, hasta que aprendí que hay que dedicar a cada cosa su tiempo.

    Ponerse límites es una manera de empezar a organizar tu vida, hay que elegir. Si quieres leer libros, le tendrás que dedicar tiempo, tiempo que no podrás dedicar a ver películas, leer blogs, seguir feeds, jugar a rol, pasear, cocinar, limpiar… ¿Como estar al día? Cuando éramos pequeños, teníamos alguna revista semanal o mensual, el periódico y el telediario de 4 cadenas de televisión para estar al día. Ahora tienes 100.000.000 de blogs, foros, comunidades virtuales, periódicos, revistas, telediarios de 8 cadenas de televisión además de euronews y un largo etcétera de medios de obtener información. Lo que creo que debemos preguntarnos es ¿Debo estar al día de absolutamente todo lo que me interesa o debo también dedicar algo de mi tiempo a vivir? Esto lo he descubierto gracias a que me he tenido que ir a vivir solo, y:
    – Si no tienes comida en la nevera, si a las 10 de la noche no has ido a hacer los recados, no cenas.
    – Si no has fregado los cacharros, se quedarán en el fregadero hasta mañana.
    – Si mañana no los friegas, seguirán apilándose.
    – Si no la vas la ropa, llegará un momento en que no tendrás ropa limpia.
    – Si no sacas la ropa de la lavadora, olerá mal.
    – Si no sales a andar media hora todos los días, te acabarán doliendo las rodillas, las piernas y la espalda.
    Y podría seguir durante horas contando cosas que si no les dedicas su tiempo, se quedan sin hacer. Estas que he puesto son básicas, pero hay otras que no son básicas. Te toca decidir. ¿Qué quieres tú en tu vida? ¿Estar al día de absolutamente todo lo que te interesa o también disfrutar de eso que te interesa? Y lo digo sin acritud, mira la de gente que lee sobre futbol, que les gusta el futbol y no lo practican. Pues con el resto pasa lo mismo, a mucha gente le gusta leer de cómics pero no leen cómics. Son ejemplos.

    Después de este tochazo infumable, moralista y que me hace sentir como un abuelo cebolleta, aprovecho a dejar aquí un enlace a un artículo que he leído hace no demasiado que puede guardar relación con el tema.

    1. Te estaba contestando, pero la respuesta me estaba quedando un poco larga, así que la convierto en el artículo de hoy y eso que me ahorro :)

      Sobre el artículo que enlazas leí algo hace tiempo. De hecho, leí varios artículos, muchos de ellos por encima, analizándolo, comentándolo o rebatiéndolo. Todos salieron de mis RSS. Y hoy lo veo aquí, porque lo has puesto tú. ¿Moraleja?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *