Recuerdos del futuro pasado

Entroncando con lo de ayer, a veces me gusta fantasear con lo que pasaría si pudiera viajar al pasado (algo imposible físicamente, lo sé) y me pudiera dar a mí mismo uno de los aparatos que damos por sentados hoy en día. Aquel chaval que se gastaba lo poco que tenía en jugar a una recreativa, o tenia que ir a casa de sus amigos a jugar al Spectrum, o al Amstrad, o a la Master System. Aparezco yo, y me doy a mí mismo una PSP liberada con una tarjeta llena de emuladores y roms y un par de UMD, o mi iPhone, que incluso sin WiFi ni 3G seguiría teniendo 32 GB llenos de libros, cómics, música y juegos con los que no hubiera podido ni soñar.

Obviamente, alguien espabilado tendría en sus manos un aparato que valdría miles de millones de la moneda que prefieras, un aparato diminuto con más memoria que el mayor de los discos duros de la época, un pantalla táctil retroiluminada, con un procesador más potente que cualquier ordenador, alta resolución y capaz de producir sonidos en alta definición en lugar de chirridos por un speaker. Pero vamos a obviar su valor monetario.

Me imagino mi reacción. Obviamente, incredulidad por la situación, pero luego, incredulidad por el aparato. ¿Cómo sería posible ejecutar un juego de una recreativa enorme en algo que te cabe en la mano? ¡Y encima caben más! Y ahora me dirás que tienes ahí el Street Fighter II… ¡¿Y el IV?! ¡Anda ya! Pasado ese momento, vendría cuando me lo entregaría a mí mismo. ¿Para mí? ¿Me lo puedo quedar? Me imagino las horas y horas que pasé perdiendo el tiempo, en su lugar jugando a esos juegos, leyendo esos libros infinitos, esos cómics que todavía no se han escrito… saber el final de tal o cual serie antes que nadie…

Pero claro, luego mi mente deja de fantasear y empieza a volver a la Tierra. Conociéndome, en tres días se me habría caído al suelo y se hubiera roto la pantalla. La batería no es infinita, tarde o temprano dejaría de funcionar. Se bloquearía y no tendría medios para repararlo… lo habría tenido todo y de repente, no tendría nada. Lo raro sería que no pasara nada.

A veces hablo con la gente, sobre todo la gente mayor, y creen que ya está todo inventado. ¿Qué más se puede inventar ya? Yo tampoco sé lo que nos depara el futuro, pero puedo mirar al pasado. Miro a mi alrededor y pienso en cómo han cambiado las cosas en poco tiempo. Un teléfono que llevo en el bolsillo aquí, un ordenador conectado a la red como el de las películas allá, un horno que calienta las comidas en un minuto sin ensuciar, una televisión plana panorámica, GPS que señalan tu localización estés donde estés, libros electrónicos… durante años quise tener un vídeo VHS, poder ver películas cuando quisiera era lo más plus… hoy en día, películas sin abrir se amontonan a mi alrededor y no las hago ni caso.

Así que, Yo de dentro de treinta años, si estás releyendo esto y se han inventado los viajes en el tiempo, pásate por aquí y regálame cualquier cosilla que tengas por ahí. Un replicador de materia, o un proyector holográfico, o algo así. Si no te cuesta tanto, hombre.

2 comentarios en “Recuerdos del futuro pasado”

  1. Con esto fantaseaba mucho hace años. Teniendo el problema de la bateria o de que se me acabase rompiendo, creo que me resultaría un rollazo tener que esperar aaaaaaños y aaaaaaños hasta que se inventase en mi línea temporal. Y disfrutaría menos de las cosas con las que disfrutaba antes porque he tenido en mis manos algo mucho mejor. Al menos por un tiempo.

    1. Vaya, así que no soy el único. No sé si es un consuelo o una decepción. Uno se piensa: “jo, qué cosas más frikis se me ocurren”, pero como el pez, siempre hay un friki más grande.

      Otros se imaginan lo mismo, pero en vez de una PSP, se imaginan que les regala un gato robot gigante desorejado con un bolsillo dimensional del que saca aún más artilugios futuristas. Y lo dibuja con un estilo más bien chungo y unas tramas cutres de cuadros, todo en blanco y negro y va el tío y gana millones.

      ¿Moraleja?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *