El billete falso

Permitidme que os cuente una pequeña anécdota, de la que fui testigo ayer.

Cuando me hallaba caminando hacia mi casa, el hombre que iba delante mío se agachó a recoger algo del suelo. Me llamó la atención porque no había notado que se le hubiera caído nada. Seguimos caminando unos metros y poco después, dejó caer algo al suelo, un papel doblado. Cuando llegué a su altura, le eché un vistazo de reojo y comprendí: por un lado, el papel tenía la imagen de un billete de 20 euros, por el otro propaganda de vaya usted a saber qué. El falso billete quedó allí tirado, en medio de la acera. Poco después, el hombre desaparecía tranquilamente en un portal.

De camino a casa, pensé que debería haber recogido el papel, y haciéndome el tonto, habérselo devuelto diciendo: “perdone, se le ha caído”. Pero no lo hice, y el falso billete quedó ahí en el suelo, esperando a su siguiente víctima.