¡He vuelto!

Después del parón y los problemas técnicos, por fin lo tengo todo preparado para poder continuar escribiendo, y ahora mejor que nunca. Y voy a empezar por explicar muy brevemente los problemas que he tenido y cómo los he solucionado.

Los comentarios

No sé muy bien cómo ocurrió, pero tuve un problema con los comentarios del blog, que derivó en un problema más grave y a la casi desaparición total de los mismos.

Tenía los comentarios duplicados e incluso triplicados en algunos artículos, así que tuve que borrar uno a uno los comentarios repetidos. Cuando, después de varias horas, terminé la tarea, descubrí con horror que había borrado la mayoría de los comentarios de mi base de datos y que si deshabilitaba el plugin que los administraba, podía perderlos todos para siempre. Por supuesto, no tenía copia de seguridad.

Tras no obtener una solución del servicio técnico del sistema que administraba mis comentarios, conseguí solucionarlo introduciendo uno a uno a mano los 211 comentarios que hay ahora mismo en el blog, directamente en la base de datos: autor, fecha, texto, relación… tal vez podría haber automatizado el proceso, pero no estaba dispuesto a cometer más errores.

Después he desinstalado todos los plugins de comentarios y he vuelto al sistema de comentarios de WordPress, sobre el que tengo control total. Lección aprendida: no depender de servicios externos de terceros.

Lo importante es que está solucionado, pero he de informaros que he tenido que hacer algunos cambios en algunos de vuestros comentarios, como los nombres y los correos electrónicos (al quitar los comentarios de facebook y twitter, que usaban nombres reales y correos electrónicos diferentes en algunos casos). El criterio que he seguido ha sido usar el apodo y correo electrónico con el que comentasteis la primera vez por aquí.

Aprovecho para decir que ya que he aprendido al dedillo la estructura de los comentarios, si alguien en algún momento quiere añadir, cambiar o borrar algo (porque quiere enlazar una página web que antes no tenía, por ejemplo, o ha cambiado de nick) puede contactar conmigo para hacerlo. El blog es mío, pero vuestros comentarios son vuestros.

Tema

Muy brevemente: Estaba cansado del aspecto de mi blog y me apetece señalar una nueva época con un tema diferente. Esta vez lo he estructurado con cabeza, el contenido principal donde leéis estas líneas, a la derecha el contenido ajeno al blog (ahora mismo Pinterest, twitter y el blogroll), estilado para no distraer mucho del contenido principal y debajo, una vez leído el artículo, encontraréis los últimos comentarios y artículos anteriores, por si os habéis perdido alguno. Se admiten sugerencias y críticas.

Host

Cuando por fin solucioné el problema de los comentarios, me encontré con uno nuevo: el host donde alojaba el blog no daba más de sí. Desde hacía tiempo tenía cada vez más problemas con la memoria que mi host permitía usar para los scripts en PHP, 28 megas se me quedaban muy muy cortos y no podía instalar ciertas cosas, ni modificar ciertas otras de las que ahora mismo no voy a hablar, porque o bien no son importantes, o bien se merecen un artículo entero. Tenía incluso problemas para subir imágenes…

Ahora este blog está en un host mucho mejor, aunque algo más doloroso para mi bolsillo. Espero no encontrar limitaciones nuevas en un tiempo.

Me interesa saber si tenéis algún tipo de problema, especialmente si os va lento, tarda en cargar o se bloquean las páginas. El servidor está en Europa, por lo que no debería ir mal, pero nunca se sabe. Si no recibo quejas, asumiré que todo va bien y podré dejar de mirar estadísticas y métricas y dedicarme a escribir, que es lo que verdaderamente importa.

El futuro

Parece que no escribo aquí más que para hablar sobre los cambios que he realizado tras un parón. Pero estos cambios son parte del motivo por el que tengo este blog, para probar y aprender cosas nuevas, para equivocarme y corregirme.

De todas formas, nunca he dejado de escribir en este blog, aunque no haya puesto mis manos sobre el teclado para escribir un artículo desde hace meses: en mi cabeza siempre hay varios artículos dando vueltas, y los “escribo” y “reescribo” continuamente; cuando me acuesto, cuando voy en metro, cuando me siento en un banco en el parque…

A ver si poco a poco los voy plasmando en palabras y los puedo dejar salir.

He vuelto.

Guild Wars 2 Manifesto

Hasta ahora no había prestado atención a Guild Wars 2. Qué demonios, nunca se la presté a Guild Wars 1, y he tenido ración más que suficiente de MMORPGs, ¿por qué se la iba a prestar a éste?

Acabo de ver éste «Manifiesto» y ha conseguido captar mi atención. Por supuesto, los hermosos paisajes y los detallados modelos y animaciones tienen mucho que ver, pero son las palabras las que me han llegado. En ellas, los desarrolladores se «manifiestan» en contra del «grind», el repetir una y otra vez lo mismo que tan tristemente famosos ha hecho a los MMO, y hablan de la capacidad de cambiar las cosas a nivel individual de cada uno de los jugadores.

Y tienen razón. Llega un punto en el que te da igual matar o no al Rey No-Muerto, si sabes que a los diez minutos va a volver a aparecer. Es mucho peor que en un juego para un solo jugador, en el que lo matas y se acaba el juego, ves un vídeo, y salen los créditos. Ahí por lo menos se reconoce de alguna manera tu logro. En un MMO tradicional, puede que no cambie nada para tí, si tienes la mala suerte de que no te salga ninguna pieza de equipo nueva. Pero no pasa nada, la semana que viene puedes volver a matarlo. Yupi. Y así durante los próximos tres meses, hasta que salga el siguiente parche.

Guild Wars 2 promete acabar con eso. Y eso me llega. No me lo creo, pero me llega. Ha habido tantos, que prometían tanto…